top of page

II Pensando mi proyecto como negocio.

Como mencionaba en la primera parte de la nota de ayer, es indispensable poder planificar y/o similar el flujo de caja de nuestro proyecto. Para ellos, el Excel o cualquier planilla de cálculo será de gran ayuda, pero si no cuentas con estas herramientas o no sabes usarlas puedes resolverlo con un lápiz y un cuaderno. Utiliza una columna para cada período temporal que te resulte relevante. Puede ser un mes por cada columna, o bien un año, o el período que te convenga para describir mejor tu proyecto. Utiliza dos filas, la de arriba para incorporar los ingresos y la de abajo para los egresos o costos. La inversión inicial marca el momento cero, en ese período sólo habrá egresos y ningún ingreso. Vuelca el resto de la información sobre la tabla.

Una vez completada, calcula en cada columna la diferencia entre el ingreso y el egreso. Si el resultado es positivo ganas dinero, si es negativo ese período has perdido dinero. Luego ve sumando estos resultados. El resultado del momento cero será negativo pues no hubo ingresos. Si en los siguientes períodos ganas dinero, verás que al sumarle el resultado previo irás recuperando la inversión inicial.

El período en que has terminado de recuperar la inversión inicial constituye un indicador importante de tu proyecto, se trata del período de repago, es decir cuánto tardas en recuperar tu inversión inicial. Prefiere aquellos proyectos en que tardes menos en recuperar tu inversión. Puedes ahora calcular algunos indicadores financieros adicionales, como la TIR, el VAN o algunas ratios como el ROI, el punto de equilibrio, etc. Existen numerosos artículos en internet que explican cómo estimarlos utilizando planillas de cálculo. Si precisas ayuda puedes escribirnos y con gusto intentaremos orientarte.

En internet hallarás ejemplos y cálculos de rentabilidades de proyectos acuícolas. Por favor, no debes tomar esos valores como garantía ni regla absoluta de nada. Ofrecen un gran valor como guía para orientarte, pero sólo describen los resultados de otros proyectos, no del tuyo. No importa si un proyecto es pequeño o si es varias veces millonario. Lo importante es que tu proyecto te ayude a alcanzar tus objetivos, y para ello debe estar al alcance de tus recursos y resultar rentable.


Finalmente, ¿me embarco en la producción acuícola?

Las preguntas previas apuntan indefectiblemente hacia la decisión que encierra esta última pregunta. El plan de negocios arroja luz sobre la perspectiva económica del proyecto. La otra parte de la decisión depende del emprendedor, de su motivación, intereses y determinación para llevar adelante una actividad que demandará su atención y dedicación a lo largo del tiempo, como cualquier otra.

Un buen consejo es acercarse a otros productores y conversar sobre su experiencia, e idealmente solicitarles acompañarlos en su práctica para vivenciar la actividad. Desde la Escuela de Acuicultura "Productor Acuícola" buscamos ayudar a nuestros alumnos y egresados mediante el sistema de pasantías acuícolas en nuestras instalaciones productivas en San Vicente.

La perspectiva emocional basada en la experiencia, junto a un abordaje racional cuantitativo confluirán para que tomes una decisión fundamentada y sostenible en el tiempo. A partir de ese momento, será cuestión de disfrutar de los desafíos que plantea esta hermosa y novedosa actividad o de buscar un nuevo camino. Tomes la decisión que tomes, te deseamos lo mejor en tu camino.


Alejandro de Marval Docente de la Escuela de Acuicultura Productor Acuícola info@productoracuicola.com.ar



66 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page